Giulietta de los espíritus

Año: 
1965
Film: 
Color
Duración: 
120 min
Producción: 
Federiz (Roma), Francoriz (Paris)
Distribuidora: 
Cineriz
Censorship visa (viewed): 
45733
23/09/1965

Una rica señora burguesa, Giulietta, pasa el verano en su bella mansión de Fregene. Para celebrar el aniversario de su boda con Giorgio, organiza una fiesta en la que tiene lugar una sesión de espiritismo. Se evocan fantasmas eróticos y vulgares y las ofensas de unos de estos, junto con la duda de que Giorgio la traiciona, vuelcan a Giulietta en una crisis de identidad. No tiene a nadie con quien hablar: está sola con sus contradicciones, entre su respetabilidad santurrona y su tentación de vivir sin inhibiciones. Una vecina, Susy, la invita a su mansión. Aquí Giulietta puede por fin tranquilizarse porque ha obtenido las pruebas de la traición de su marido. Pero los sentimientos de culpa y las visiones contrapuestas casi trastocan su mente. Con la ayuda de una psicoanalista consigue reaccionar: lucha realmente contra sus condicionamientos, sus tentaciones, sus fantasmas. Al final, victoriosa y vestida de blanco, va hacia el viento que, impetuoso, sopla desde el mar.

Crew

Dirección: Federico Fellini
Argumento: Federico Fellini, Tullio Pinelli, da un'idea di Federico Fellini
Guión: Federico Fellini, Tullio Pinelli, Ennio Flaiano, Brunello Rondi
Director de fotografía: Gianni Di Venanzo (Technicolor)
Operador de cámara: Pasquale De Santis
Música: Nino Rota
Director musical: Carlo Savina
Escenografía: Piero Gherardi
Vestuario: Piero Gherardi
Asistente de diseñador de producción: Luciano Riccieri, E. Benazzi Taglietti, Giantito Burchiellaro
Asistente de diseñador de vestuario: Bruna Parmesan, Alda Marussig
Montaje: Ruggero Mastroianni
Decoración del escenario: Vito Anzalone
Ayudante de dirección: Francesco Aluigi, Liliana Berti, Rosalba Zavoli
Sonido: Mario Faraoni, Mario Morici
Supervisor guionista: Eschilo Tarquini
Maquillaje: Otello Fava, Eligio Trani
Peinados: Renata Magnanti, Marisa Fraticelli
Ayudante montaje: Adriana Olasio
Productor: Angelo Rizzoli
Director de producción: Mario Basili, Alessandro von Norman
Organización general: Clemente Fracassi
Asistente del director de producción: Walter Benelli
Secretaria de producción: Renato Fié, Ennio Onorati

Cast

Giulietta Masina : Giulietta Boldrini
Mario Pisu : Giorgio suo marito
Sandra Milo : Susy, Iris, Fanny
Valentina Cortese : Valentina
Caterina Boratto : la madre di Giulietta
Lou Gilbert : il nonno di Giulietta
Sylva Koscina : Sylva sorella di Giulietta
Luisa della Noce : Adele altra sorella di Giulietta
Josè De Vilallonga : Josè il cavaliere romantico
Valeska Gert : Nhishma la veggente
Silvana Jachino : Dolores
Fred Williams : principe arabo
Milena Vukotic : domestica di Giulietta
Genius : Genius il medium pederasta
Dany Paris : l'amica disperata di Susy
Alberto Plebani : il detective privato
Yvonne Casadei : cameriera della corte di Susy
Mario Canocchia : l'avvocato di famiglia
Cesarino Miceli Picardi : amico di Giorgio
Felice Fulchignoni : Dott. Raffaele
Lia Pistis : amica della spiaggia
Alba Cancellieri : Giulietta bambina

Awards

1965
Nastro d’argento a la mejor actriz de reparto (Sandra Milo), mejor fotografía en color (Gianni Di Venanzo), mejor guión (Piero Gherardi), mejor vestuario (Piero Gherardi)
1965-1966
David de Donatello a la mejor actriz (Giulietta Masina)

Reviews

Morando Morandini
Paradójicamente, se podría opinar que Giulietta de los espíritus es una película que se debe hojear más que ver; la mejor manera de saborearla sería reducirla a unas mil tomas y luego analizarlas, una por vez, come si fuera un álbum [...] Nace la sospecha de que Fellini ha sido influido -y frenado- por el color, no solo por Giulietta.
"L'Osservatore Politico Letterario", Milano, 12 dicembre 1965
Leo Pestelli
Lo que podía ser un relato enjuto, en las manos de Fellini se convierte en una fantasmagoría de formas y de colores que reflejan los pensamientos, los sueños y las visiones del personaje. A veces no estamos seguros si el personaje principal sigue siendo la señora Giulietta o, más bien, puede convertirse, en largos tramos, en el director prevaricador. Otra prueba evidente, pues, de la tumultuosa, barroca imaginación de Fellini y, al mismo tiempo, de su gran habilidad de ordenar el mundo en clave cinematográfica. En esta ocasión se enriquece a través del uso del color, que Fellini trata, podríamos decir, por primera vez y con efectos sorprendentes. Sin embargo, se trata también de una película de descanso que, agrupando diferentes motivos del director (a partir de El jeque blanco y Ocho y medio), no los supera y deja inalterada (y, por tanto, un poco cansada) la perspectiva del artista.
"La Stampa", 29 ottobre 1965
Gordon Gow
Los recursos típicos de esta película son: un cámara frenética, imágenes apremiantes combinadas con un dominio excepcional de la luz y del color. Este es realmente un cine magistral, no solo en relación a la obra inmediatamente anterior de Fellini, Ocho y medio, sino por situarse cerca de Citizen Kane de Welles y de Marienbad de Resnais. Se mueve libremente, y de manera significativa, por el tiempo y el espacio, por la imaginación y la memoria.
"Films and Filming", april 1966