Los clowns

Año: 
1970
Film: 
Color
Duración: 
93 min
Producción: 
Rai - Radio Televisione Italiana (Italia) - O.R.T.F. (Francia) - Bavaria Film (R.F.T.) Compagnia Leone cinematografica
Distribuidora: 
Italnoleggio
Censorship visa (viewed): 
57072
17/10/1970

Un niño observa con curiosidad el montaje de la carpa de un circo. Cuando ve a los payasos, recuerda algunos personajes de su vida real: entre otros, una enérgica monja enana, el jefe de estación "Cotechino" entusiasmado por su papel, el cochero "Madonna" que se pelea continuamente con sus compañeros, "Giudizie" que vuelve a hacer la primera guerra mundial.... Luego la acción pasa a nuestros días: durante una entrevista televisiva Fellini se pone a buscar viejos payasos para escuchar sus recuerdos. Después de haber visitado el circo de Liana Orfei, Fellini y su compañía van a París donde se entrevistan con Tristan Rémy, un escritor que se ocupa, en particular, de la historia de los payasos. Junto con el escritor, Fellini encuentra a viejos payasos; aquellos pocos supervivientes de un mundo que ya no existe. El director filma sus rostros envejecidos y tristes. Fellini se siente deudor por la alegría que otrora conseguían transmitir.

Crew

Dirección: Federico Fellini
Argumento: Federico Fellini, Bernardino Zapponi
Guión: Federico Fellini, Bernardino Zapponi
Director de fotografía: Dario Di Palma (Technicolor)
Operador de cámara: Blasco Giurato
Música: Nino Rota
Director musical: Carlo Savina
Vestuario: Danilo Donati
Montaje: Ruggero Mastroianni
Ayudante montaje: Adriana Olasio
Ayudante de dirección: Maurizio Mein
Asistente de dirección: Liliana Betti
Supervisor guionista: Norma Giacchero
Maquillaje: Rino Carboni
Efectos especiales: Adriano Pischiutta
Peinados: Paolo Franceschi
Escenografía: Renzo Gronchi
Decoración del escenario: Renzo Gronchi
Mezclador de sonido: Alberto Bartolomei
Productor: Elio Scardamaglia, Ugo Guerra
Director de producción: Lamberto Pippia

Cast

Liana Orfei : se stessa
Rinaldo Orfei : se stesso
Nando Orfei : se stesso
Franco Migliorini : se stesso
Anita Ekberg : se stessa
Billi : clown
Scotti : clown
Fanfulla : clown
Reder : clown
Valentini : clown
Merli : clown
Rizzo : clown
Pistoni : clown
Furia : clown
Sbarra : clown
Carini : clown
Terzo : clown
Vingelli : clown
Fumagalli : clown
Zerbinati : clown
I 4 Colombaioni : clowns
I Martana : clowns
Maggio : clown
Janigro : clown
Maunsell : clown
Peverello : clown
Sorrentino : clown
Valdemaro : clown
Bevilacqua : clown
Maya Morin : la troupe
Lina Alberti : membro della troupe
Alvaro Vitali : membro della troupe
Gasparino : membro della troupe
Alex : clown francese
Bario : clown francese
Père Loriot : clown francese
Ludo : clown francese
Charlie Rivel : clown francese
Maiss : clown francese
Nino : clown francese
Pierre Etaix : se stesso
Victor Fratellini : se stesso
Annie Fratellini : se stessa
Baptiste Rémy : se stesso
Tristani Rémy : se stesso
Pipo : se stesso
Rhum : se stesso
Buglioni : se stesso
Hugue : se stesso

Awards

1971
Nastro d'argento al mejor vestuario (Danilo Donati)

Peculiarites

«Cuando digo "el payaso", pienso a Augusto. Las dos figuras, efectivamente, son el payaso blanco y Augusto. El primero es la elegancia, la gracia, la armonía, la inteligencia, la lucidez que se proponen de manera moralística como las situaciones ideales, las únicas, las divinidades indiscutibles. He ahí que aparezca, en seguida, el aspecto negativo de la historia: porque el payaso blanco, de esta manera, se convierte en la Mamá, el Papá, el Artista, lo Bello. En pocas palabras, "lo que se debe hacer". Entonces Augusto, que sufriría el encanto de estas perfecciones, si no fueran demostradas con tanto rigor, se subleva. Él ve que las 'lentejuelas' brillan pero la jactancia con la que se proponen, las vuelve inalcanzables. Augusto, que es el niño miedoso, se subleva ante esta perfección; se emborracha, se tira por el suelo y da pie, por tanto, a una protesta perpetua. Esta es, pues, la lucha entre el culto soberbio de la razón (que llega hasta un esteticismo propuesto con prepotencia) y el instinto, la libertad del instinto. El payaso blanco y el augusto son la maestra y el niño, la madre y el hijo travieso. Finalmente, podríamos decir el ángel con la espada resplandeciente y el pecador.»
Federico Fellini, Fare un film, Einaudi, Torino, 1980, p. 117

Reviews

Guglielmo Biraghi
Hay un poco de todo en estos Clowns. Incluso algo metido adentro forzosamente, como las felinas apariciones de Anita Ekberg entre las jaulas del Circo Orfei. Pero allí está todo Fellini, desparramado de manera evidente: todas las constantes de su vena creativa, sus debilidades y sus maldades, sus pudores y sus efusiones, sus credulidades y sus escepticismos.
"Il Messaggero", 31 agosto 1970
Giovanni Grazzini
La primera parte es encantadora: cuando Fellini, con una admirable pureza de imágenes e inimitable eficacia, combina en el recuerdo la maravilla por la gente del circo y el estupor por los personajes deformes de su provincia natal.
"Corriere della Sera", 31 agosto 1970
Frédéric Vitoux
Después de La dolce vita, Fellini ha utilizado, según parece, una libertad total - una libertad, entre otras cosas, totalmente merecida - para expresar las dudas y dolores de una personalidad que ha encontrado imágenes desesperadas y brillantes para representarse en la pantalla. Con Los clowns, ha sabido, siguiendo la misma búsqueda introspectiva, vencer los límites de una producción que le habían encargado. Ahora, quizás, ¿debemos desearle otros obstáculos, otras constricciones? Fellini ha demostrado en todo caso que no tenía nada que perder, (más bien, al contrario), a la hora de encarar y superar todas las obligaciones procedentes de imperativos externos.
"Positif", n. 129, juillet-août 1971