Amarcord

Año: 
1973
Film: 
Color
Duración: 
127 min
Producción: 
F.C. Produzioni (Roma), P.E.C.F. (Paris)
Distribuidora: 
Dear International
Censorship visa (viewed): 
63699
15/12/1973

Durante la década de los treinta el adolescente Titta crece en Rimini entre la educación católica y la retórica fascista. Su padre, Aurelio, es un capataz anárquico y antifascista. Además de sus dos hijos, su mujer y su padre mayor, más bien vivaracho, viven también a su cuesta su cuñado presuntuoso y holgazán, el tío "Pataca". En cambio, su hermano Teo está ingresado en un manicomio. La pequeña ciudad de provincia está poblada por personajes peculiares, como Volpina la ninfómana, Giudizio el loco, Biscein el fanfarrón, un abogado con una retórica fácil, un motorista exhibicionista, un ciego que toca el acordeón. Titta va al bachillerato de la ciudad donde la vida escolar se alterna con las bromas que gasta a sus profesores y compañeros. Su vida erótico-sentimental está dividida entre la inalcanzable Gradisca, los túrgidos pechos de la tabaquera y los bailes de verano que espía detrás de los setos del Grand Hotel. Con su pueblo comparte el paso de las estaciones, los fuegos para celebrar la llegada de la primavera y algunos eventos, como la carrera automovilística de Mille Miglia, el transatlántico Rex, la visita del jerarca fascista. El fallecimiento de su madre y la boda de Gradisca marcan el fin de su adolescencia.

Crew

Dirección: Federico Fellini
Argumento: Federico Fellini, Tonino Guerra, da un'idea di Federico Fellini
Guión: Federico Fellini, Tonino Guerra
Director de fotografía: Giuseppe Rotunno
Operador de cámara: Giuseppe Maccari
Operador adjunto: Massimo Di Venanzo, Roberto Aristarco
Música: Nino Rota
Director musical: Carlo Savina
Idea de escenografía: Federico Fellini
Escenografía: Danilo Donati
Vestuario: Danilo Donati
Diseñador del foro: Giorgio Giovannini
Colaborador dirección artística: Antonello Geleng, Massimo Geleng
Asistente de diseñador de vestuario: Rita Giacchero, Aldo Giuliani
Montaje: Ruggero Mastroianni
Ayudante montaje: Adriana Olasio
Sonido: Oscar De Arcangelis
Supervisor guionista: Norma Giacchero
Ayudante de dirección: Maurizio Mein
Asistente de dirección: Liliana Betti, Gerald Morin, Mario Garriba
Maquillaje: Rino Carboni
Efectos especiales: Adriano Pischiutta
Peinados: Amalia Paoletti
Decoración del escenario: Andrea Fantacci
Pintor decorados: Italo Tomassi
Productor: Franco Cristaldi
Director de producción: Lamberto Pippia
Asistente del director de producción: Alessandro Gori, Gilberto Scarpellini

Cast

Bruno Zanin : Titta
Pupella Maggio : Miranda la madre di Titta
Armando Brancia : Aurelio il padre di Titta
Stefano Proietti : Oliva il fratello di Titta
Giuseppe Lanigro : il nonno di Titta
Nandino Orfei : il "pataca" zio di Titta
Ciccio Ingrassia : Teo lo zio matto
Carla Mora : Gina la cameriera
Magali Noël : la Gradisca
Luigi Rossi : l'avvocato
Maria Antonella Beluzzi : la tabaccaia
Josiane Tanzilli : la "Volpina"
Domenico Pertica : il cieco di Cantarel
Antonino Faà di Bruno : il Conte di Lovignano
Carmela Eusepi : la figlia il Conte di Lovignano
Gennaro Ombra : Biscein
Gianfilippo Carcano : Don Balosa
Francesco Maselli : Bongioanni il professore di scienze
Dina Adorni : signorina De Leonardis la professoressa di matematica
Francesco Vona : Candela
Bruno Lenzi : Gigliozzi
Lino Patruno : Bobo
Armando Villella : Fighetta il professore di greco
Francesco Magno : il preside Zeus
Gianfranco Marrocco : il ragazzo Conte Portavo
Fausto Signoretti : il vetturino Madonna
Donatella Gambini : Aldina Cordini
Fides Stagni : la professoressa di belle arti
Fredo Pistoni : Colonia
Marcello Di Falco : il Principe
Bruno Scagnetti : Ovo
Alvaro Vitali : Naso
Ferdinando De Felice : Cicco

Awards

1974
Oscar a la mejor película en lengua extranjera
1974
Nastro d'argento al mejor director (Federico Fellini), mejor guión original (Federico Fellini y Tonino Guerra)
1973-1974
David de Donatello al mejor director (Federico Fellini)
1975
Nominación al Oscar al mejor director (Federico Fellini) y mejor guión original (Federico Fellini y Tonino Guerra)
1975
Premio Bodil (Copenague) a la mejor película europea
1974
Premio NYFCC (New York Film Critics Circle) a la mejor película y al mejor director (Federico Fellini)
1975
Premio de la crítica SFCC (Le Syndicat Français de la Critique de Cinéma) a la mejor película en lengua extranjera
1974
Premio Kinema Jumpo (Tokio) al director (Federico Fellini) de la mejor película en lengua extranjera

Peculiarites

«La memoria no domina mis películas. Decir que mis películas son autobiográficas es pura mentira. Yo, mi vida me la he inventado. Me la he inventado adrede para la pantalla. Antes de rodar mi primera película no hice nada más sino prepararme a ser bastante alto y gordo y a recargar toda la energía necesaria para llegar un día a decir '¡acción!'. He vivido para descubrir y crear un director: nada más. Y no recuerdo nada más, aunque me tachen de ser uno que vive su vida expresiva en los grandes almacenes de la memoria. No es verdad. En el sentido de lo anecdótico, de lo autobiográfico, en mis películas no hay nada. Al contrario, existe el testimonio de una cierta temporada que he vivido. En este sentido, entonces sí, mis películas son autobiográficas. Pero de la misma manera en que todo libro, todo verso de un poeta, todo color aplicado en un lienzo, es autobiográfico.»
Federico Fellini inIl film “Amarcord” di Federico Fellini, a cura di Gianfranco Angelucci e Liliana Betti, Cappelli, Bologna, 1974, p. 95

Reviews

Tullio Kezich
Amarcord es una película que se debe amar sin reservas. Fellini aprovecha su reconquistada serenidad para crear una historia casi objetiva. Volviendo a las raíces provinciales y burlonas de su formación, el director de Los inútiles recupera, de manera despreocupada, la estructura del chiste, se esfuerza para no conmoverse y no sacar conclusiones. Toda la película lleva el marchamo de un maestro, aunque algunas páginas se imponen de manera más evidente: una comida-pelea familiar digna de Eduardo, la excursión al campo con el tío loco (un fantástico Ciccio Ingrassia), el baile de los estudiantes delante del Grand Hotel, cerrado durante el invierno; la mágica aparición nocturna del transatlántico Rex: un símbolo de los mitos de un época boba, tan lleno de significado que le hubiera gustado a C.G. Jung.
"Il mille film. Dieci anni al cinema 1967-1977", volume primo, Il Formichiere, Milano, 1977
Giovanni Grazzini
En Amarcord, que en el dialecto de Emilia Romaña quiere decir "Recuerdo", Federico Fellini demuestra que es capaz de huir del chantaje de la nostalgia y de aprovechar los fantasmas del pasado. Insertando en su vena visionaria una conciencia sociológica que parecía haber perdido desde la época de La dolce vita, Fellini nos regala una obra maestra que es, al mismo tiempo, un recorrido mágico y doloroso por las huertas de su adolescencia y una opinión brillante, (a pesar del cristal grotesco), de las vergüenzas que nos hemos dejado atrás, de las raíces mezquinas en que aún hoy ahonda la situación italiana y la convierten en un melodrama torpe, una tragedia cómica y un proscenio de infantilismos.
"Gli anni settanta in cento film", cit.
Ugo Casiraghi
Amarcord es la película más sencilla, más indefensa y menos agresiva que ha hecho Fellini en los últimos años y esta es, precisamente, la razón por la cual nos gusta. [...] El nuevo baremo que halla el director en esta película es algo delicado y modesto que acaba por atraparnos. Sobre todo por ser tan inesperado. El hechicero ya no recurre a brujerías grandiosas, sino a una especie de realismo mágico subterráneo donde la magia, quizás, esconde un poco la realidad. Pero, al mismo tiempo, nos la restituye filtrada de manera menos llamativa de lo habitual. Más sutil y profunda.
"L'Unità", Milano, 19 dicembre 1973
Morando Morandini
Federico Fellini ha evocado con maestría un universo de fantasmas, sacados de los bolsillos del tiempo, sin alegría ni crueldad en una operación mental al final elegíaca. Las mejores escenas de Amarcord se basan en el personaje de Gradisca: su historia erótica posee un tono de calidad expresionista de alto estilo, mientras la ceremonia final de la boda al aire libre refleja cierta burla que subraya la vanidad de nuestros compromisos rituales. Alternando la tristeza con el sarcasmo, el triunfalismo de los "fuegos" y de la carrera automovilística con el hospital y los funerales, Fellini ha descrito una "épica" de provincias que no desemboca nunca en lo grosero o en lo patético. Alcanzada la cumbre de su ingenio, Fellini ha aprendido a detenerse a tiempo, utilizando un montaje severo e implacable.
"Il Giorno", Milano, 19 dicembre 1973
Maurizio Del Vecchio
El regreso de Fellini a su región. Pequeñas historias de la ciudad de Rímini en pleno triunfalismo fascista. El abanico de toda una vida en una obra digna del mejor Fellini (galardonado con el Oscar). Gracias a la colaboración del escritor y poeta romañolo Tonino Guerra, que ha participado en el guión de la película, desfila ante nuestros ojos una riqueza de rostros y lugares, diversiones y finuras, melancolías y sugestiones que permite apreciar esta película a todo el mundo. Todo reconstruido y jamás tan verdadero, Amarcord en sus tonos de la comedia con vetas de melancolía rezuma humores y sensaciones con una generosidad cinematográfica. ¿Película de la memoria o película política? ¿Película crítica o película nostálgica? En sus “mistificadoras” entrevistas, Fellini ha hablado de la condición social asfixiante, de la miseria cultural y de la cerrazón ideológica que nos ha regalado el fascismo. Todo esto se puede reconocer, en parte, en la película. Pero nos parece que el resultado final posee la sustancia impalpable que solo la poesía es capaz de captar. Esas estampitas que caminan no solo son el fruto de un peculiar momento histórico, sino también la falta de temporalidad de una condición humana, que ni las dictaduras ni el progreso jamás podrán cambiar de manera radical. Sin olvidar las debidas comparaciones.
in Fernaldo Di Giammatteo, Nuovo dizionario del cinema, I film A-L, Editori Riuniti, 1984