El jardín de infancia

Fellini en sus memorias habla del jardín de las monjas de San Vicente, “las que llevaban grandes capuchas”. En realidad, en Rímini nunca existió. Sin duda se trataba de las monjas de María Bambina, en Via Angherá 21.